Bendición de la nueva imagen de San José de la Montaña

IMG-20210928-WA0024

El año 1886, la Beata Petra de San José llega a Barcelona con el deseo de fundar una nueva comunidad que acogiera a los niños desamparados.

Barcelona contaba con el Santuario dedicado a la Virgen de Montserrat, el Santuario del Sagrado Corazón del Tibidabo y la construcción de la Basílica de la Sagrada Familia. Madre Petra construyó el Santuario que faltaba, el de San José.

Después de muchas dificultades y confiándose siempre al amparo e intercesión del Santo Patriarca, en el año 1902 se inauguró el Real Santuario de San José de la Montaña.

“Aquí vendrán gentes de todo el mundo”, profetizó la beata que ante la dificultad diría “los muros de este santuario están amasados con mi sangre”.

Una impresionante imagen de piedra de San José coronó esta obra, bendiciendo a la ciudad desde la “montaña pelada” hasta el año 1936 en el que el Santuario fue asediado.

En el año 1942, la Congregación repuso la imagen destruida y San José continuó custodiando la ciudad y el santuario desde el cielo de Gracia.
En enero del año 2020, una fuerte tormenta azotó la ciudad de Barcelona dañando gravemente la estructura de la imagen. El niño cayó y otras partes de la imagen de san José se habían desprendido o estaban a punto de hacerlo, por lo que hubo que bajarlo y pensar en sustituirlo por uno nuevo.

Por tercera vez, asistimos a la colocación de esta gran imagen de San José que, a pesar de las dificultades, seguirá custodiando este bendito lugar hasta que él quiera.

Deja un comentario