Gregoria BenitezAida Benítez González, Madre Gregoria Benítez de San José, que nació en Matanzas (Cuba), el 16 de junio de 1931; el día 6 de septiembre de 2017, a la edad de 86 años y 67 de vida religiosa, desde la Comunidad de la Casa de Formación de México, ha respondido a la última llamada del Señor.

 

Muy joven, el 15 de Octubre de 1949, día de Santa Teresa de Jesús, nuestra Madrina, empezó su camino de entrega al Señor, en la Congregación. Ingresó en el Postulantado de Cuba, donde permaneció todo su tiempo de formación, que concluyó con su Primera Profesión, el 15 de febrero de 1953.

Su primer destino fue la Habana (Cuba), donde estuvo hasta que las Madres fueron expulsadas, por la revolución de Cuba; teniendo que salir con un grupo de Madres hacia Nueva York, donde permaneció tres meses. Seguidamente pasó a Guatemala, México - Tacubaya (1983) y, desde agosto de 2016, formó parte de la Comunidad de la Casa de Formación.

Según el testimonio de su comunidad:


“Madre Gregoria, fue una mujer cariñosa y entregada para con los niños; entre sus preocupaciones destacaba: darles mucho amor, ternura y cuidados maternales, especialmente a los que más lo necesitaban.

Disfrutaba conviviendo con ellos, dándoles cariño y alegría; también se interesaba en preguntar a sus madres sobre sus necesidades y lo que más les preocupaba, dándoles siempre palabras de aliento y de confianza en ese Dios, que siempre está pendiente de todos nosotros. Era acogedora y con una constante sonrisa a quienes se le acercaban.

Durante el día, gozaba rezando las tres partes del Rosario, interesándose siempre por todos aquellos que padecían los efectos de los fenómenos climatológicos; y pedía a Dios saliera al encuentro de esas dificultades y las remediara.

Era de corazón compasivo. Se solidarizaba con el sufrimiento de las personas. Entre sus devociones sentía una gran ternura por la imagen de Jesús Niño, a quien encomendaba a todos nuestros acogidos del Hogar y, a la vez, les decía que aprendieran de Él.

Hoy, Madre Gregoria, “Goyita”, como la llamaban con cariño, ya se encuentra en el cielo, junto con San José y Madre Petra; y no cabe duda que habrán premiado tanto amor que derrochó en esta tierra”.

DESCANSE EN PAZ.


0
0
0
s2sdefault
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults